Foto:

Foto: Manuel Suárez Robles

jueves, 19 de enero de 2012

Conferencia de Monseñor Blázquez


La Coronación de María en el siglo XXI, era el título de la conferencia que el Arzobispo de Valladolid y Vicepresidente de la Conferencia Episcopal, Monseñor Ricardo Blázquez, pronunció ayer en la Casa Colón, abriendo el ciclo de conferencias que la Hermandad ha programado en el programa de actos y cultos previos a la coronación canónica de la Santísima Virgen. Afirmó sentirse como "un cofrade más" y que eso le permitía unirse a la devoción a la Santísima Virgen de la Victoria. Además felicitó a la Hermandad por su obra social porque confluirá en la coronación siendo un hecho relevante para la ciudad, la Hermandad y para él mismo.
Agradeció esta invitación que le hace la Hermandad, enmarcándola en la relación que desde hace bastantes años mantiene con Huelva, habiendo participado en distintos encuentros. Además agradeció las palabras que D. Diego Capado, Vicario Episcopal para la Celebración de la Fe, le dedicó en su presentación recordando, entre otras, su estancia en la ciudad con ocasión de la visita apostólica de Juan Pablo II a nuestra Diócesis.


Monseñor Blázquez pronunció una conferencia con grandes contenidos, cautivando a todos los presentes, comenzando con el sentido antropológico del significado de una corona para terminar en cómo la Iglesia corona a la Madre de Dios. Así mismo afirmó que "la coronación de una imagen es una acción exterior de orden ritual" y advierte que "sino queremos que quede en lo aparente y sea una vivencia interna es conveniente que se prepare convenientemente". Es "poner en comunicación lo externo con lo interno", y que "lo hacemos porque procede del corazón" para que "todo fluya en la coronación de la Virgen".
En el transcurso de la conferencia, Monseñor Blázquez se refirió al significado que da el hombre a la corona como dignidad, en el sentido antropológico, diciendo que "la corona en otras culturas constituye la excelencia de los Dioses", como ocurría en las sociedades griega o romana.


En la cuestión de por qué coronar a la Virgen con corona de reina, Monseñor Blázquez nos remite al Concilio Vaticano II, que en su último capítulo se refiere a la relación de la Virgen en el misterio de Cristo y de la Iglesia. Así habló de María en su condición de discípula de Jesús, de su compromiso, de cómo recoge la gracia de Él. Afirmó que a María se le llama reina por su participación en la redención y es por esto que el hombre siempre la verá con corona, siendo esta una manera de expresar de manera externa la dignidad que tiene como Madre de Jesús.

Fotos: Matías Contreras y José Ángel Márquez

No hay comentarios: